Cuida la salud de ellos y la de tu familia

Desparasitar perros y gatos internamente muchas veces no recibe la atención que merece. Debes saber que si tu mascota contrae lombrices estará corriendo un importante riesgo tanto él como el resto de la familia, especialmente los niños. La realidad es que a pesar de ser un tratamiento importante y relativamente cómodo de realizar (le puedes dar la pastilla antiparasitaria a tu animal en casa sin necesidad de desplazarse a la clínica veterinaria) es frecuente que se olvide o retrase su administración.

Tipos de parásitos intestinales en perro y gato

  • Gusanos redondos o nematodos:

– Ascaridos (toxocara cani y toxocara cati). Muchas veces los cachorros son infectados en el útero materno o a través de la lactancia, por eso es importante empezar a desparasitar a perros y gatos a una edad muy temprana (2 semanas de edad). Ten en cuenta que este parásito, en adultos puede permanecer latente y enquistado en tejidos fuera del aparato digestivo sin ofrecer ningún tipo de síntoma y no teniendo efecto sobre ellos la desparasitación rutinaria porque están fuera del intestino hasta que durante la gestación se activan e infectan al cachorro.

Un solo gusano de este tipo puede poner 200.000 huevos
microscópicos al día que saldrán a través de las heces del animal contaminando aquello con lo que tengan contacto y además la gruesa pared que los recubre hace que sean especialmente resistentes en el medio pudiendo sobrevivir meses o incluso años en arena, tierra, etc. Por eso es muy importante recoger las heces del suelo cuanto antes.

Es muy importante advertir que se trata de una zoonosis, es decir que se puede contagiar a humanos  provocando una enfermedad parasitaria conocida como toxocariasis o larva migrans visceral. Los niños son un grupo de mayor riesgo ya que juegan con la arena, están por el suelo y es más posible que no se laven las manos.

  • Gusanos planos o cestodos.

Aunque alcanzan un gran tamaño en el intestino, la mayoría de las veces lo que observamos en las heces no son gusanos largos sino pequeños fragmentos del mismo, similar a un grano de arroz que provoca picazón anal y que puede quedar incluso adherido al pelo del animal. Son mucho menos prolíficos, es decir que no producen gran cantidad de huevos, por eso a veces es difícil detectarlos en un análisis coprológico (análisis a las heces).

Sintomas de parásitos intestinales en perros y gatos

En función del tipo de parásito y la cantidad, la sintomatología puede variar pero algunos hallazgos frecuentes son:

  • Diarrea, a veces sólo mucosa e intermitente pero puede llegar a ser hemorráagica.
  • Vómitos. Si el animal está muy parasitado puede eliminar gusanos al vomitar.
  • Picazón en el ano. El perro arrastrará el ano por el suelo y se lo lamerá con insistencia.
  • Adelgazamiento.
  • Debilidad.
  • Abdomen hinchado.
  • Anemia.
  • Menos frecuente: tos, problemas respiratorios, fatiga.

Cómo se contagian los parásitos intestinales en perros y gatos

  • Por contacto con heces de otros animales infectados. (Cuidado con los perros que ingieren heces de otros animales porque la coprofagia es una conducta habitual en cachorros)
  • Por ingerir tierra o arena contaminada con huevos (sobreviven muy bien en este medio).
  • Ingestión de carne cruda o vísceras .
  • Cazando roedores.
  • Ingestión de pulgas parasitadas (Dipylidium).
  • A través del útero o la leche materna.

Cómo desparasitar perros y gatos

  • En cachorros, empezar a desparasitar a las dos
    semanas de edad
    (pueden nacer con parásitos transmitidos por la madre) con gotas cada 15 días, hasta que cumpla los 3 meses de vida.
  • A partir de los 3 meses de edad y DE POR VIDA, tienes que desparasitar internamente a tu perro o gato como mínimo cada 3 meses con un producto que sea eficaz frente a los parásitos intestinales más comunes. No olvidar que cada pastilla indica para cuántos kilos es. 
  • En lugares de alto riesgo como refugios se recomienda desparasitación mensual.
  • Si ya está infectado con parásitos puede que necesite un tratamiento específico de varios días además de un análisis coprológico.
  • Si es un animal que acabas de adoptar, llevas tiempo sin realizarle una desparasitación, o sospechas que pueda estar parasitado, es recomendable realizar un análisis coprológico en tu veterinario.

Como ves, un simple gesto como darle a tu perro o gato una pastilla antiparasitaria 4 veces al año ayuda por un lado a que tu animal esté sano y por otro, a que no disemine por el medio huevos que pueden acabar provocando enfermedades parasitarias tanto a otras mascotas como a seres humanos.

http://pukymascotas.cl/wp-content/uploads/2017/03/Desparasitar.jpghttp://pukymascotas.cl/wp-content/uploads/2017/03/Desparasitar-300x300.jpgPukyARTÍCULOS